martes, 9 de febrero de 2016

Frozen


Helados se han tenido que quedar este fin de semana los que se desplazaron hasta el lago Koshkonong en Wisconsin cuando el norteamericano Jason Farrell batió el récord mundial de caballito on ice marcando una velocidad punta de 217 km/h sobre una Kawa ZX10R. Abajo una H2 que también participó en el pique. Hace falta mucha sangre fría y muchos más clavos para alcanzar esta velocidad, y si os animáis y queréis saber como se clavan correctamente en un neumático  repasad el  tutorial que nos presenta el  anterior poseedor del record, el sueco Robert Gull. Fotos MGNphoto

lunes, 8 de febrero de 2016

Motogeo, envidia sana


Si a los 3 años te suben a una moto y te gusta es muy probable que ya no te quieras bajar de ella en toda tu vida. Es lo que le ha pasado a Jamie Robinson que ya desde pequeño mamó motociclismo del bueno de un padre obsesionado por las dos ruedas. Con el se recorrió buena parte de los circuitos ingleses cuando este competía con su BSA Gold Star y más tarde probó el mismo las carreras compitiendo a partir de 1992 en los campeonatos de velocidad europeos, mundiales y en la Isla de Man. Ahora y con potentes patrocinadores apoyándole (Ducati es uno de ellos) recorre el mundo embarcándose en todo tipo de experiencias sobre dos ruedas que luego resume en unos videos de impecable factura. Desde una ruta turística por el Alto Tajo donde entre curva y curva se aprieta un bocata de jamón y algo más, hasta su subida cronometrada al Pikes Peak con una Multistrada. La vida/escusa perfecta que muchos de nosotros querríamos tener para no bajarnos de la moto jamás. Sigue todas las ocurrencias del imparable Jamie en Motogeo.  










sábado, 6 de febrero de 2016

tutorial Minicross


Que el motociclismo tiene su punto de sufrimiento lo aprendimos con la Puch Minicross, la moto perfecta para aprender a montar en moto. Cuando descontrolabas demasiado el infalible golpe de huevos contra aquel depósito cuadrado te daba el toque de atención preciso. La colleja necesaria para ir aprendiendo a conocer nuestros propios límites. Un aprendizaje al que también había que añadir mucha mercromina y otras tantas costras pero que no nos hacía desistir, es más,  con la Minicross aprendimos también que  esto del motociclismo también puede ser tremendamente divertido. 

En un tiempo donde la libertad abundaba y la ausencia de artilugios abductores hacían que la calle, o los prados, fueran más nuestros, las motos definían nuestro pasatiempos principal. Y entre ellas sobresalía por méritos propios la Minicross, una de las motos más sobadas de la historia, pasaba de hermanos a hermanos  y  de mano en mano. Siempre lista y dispuesta para prestarse a desvirgar en esto de andar en moto al primero que quisiera. 



Y nada mejor para ilustrar hasta que punto las Minicross eran duras de pelar como las fotos de Joaquim Suñol  estrujándola al máximo en el circuito de cross de Les Franqueses en Barcelona en 1979. La foto de inicio también es de el. Un figura al que le gustaba volar con ella y  con la que se inició en  el mundo del Motocross. Las fotos de la meticulosa restauración de la Minicross  son de KomAndo ShakAtale y aparecieron en el grupo de FB de MCM.




miércoles, 3 de febrero de 2016

un VIAJE


En los viajes alrededor del mundo los extremos se suelen tocar, y se pasa del room-service al garaje en apenas unos miles de kilómetros. El italiano Andrea Livio y la Mastellona  los probaron todos en su gran viaje sin demasiado rumbo fijo. Sólo sabían que tenían que acabar de nuevo donde salieron, en el paso del Stelvio en los Alpes, y entremedias ya irían viendo. Un lujo sólo al alcance de los más valientes. stelvio2stelvio






lunes, 1 de febrero de 2016

OSSA Mayor


A principios de los setenta el ingeniero Fernando Batlló decidió seguir sumando y a partir de dos motores de una Yankee, pseudofranquicia neoyorquina de Ossa que comercializaba un par de modelos sobre la base de dos motores acoplados de Ossa 250, desarrolló una de las motos más carismáticas de la historia de la competición en España. De hecho el origen  del motor bicilíndrico de la Yankee fue un motor que el mismo creó de la unión de dos monos OSSA de 230cc y que dio como resultado la Battló 500 Byra (foto derecha). Para armar la Byra 1000, alias OSSA Mayor, le añadió al motor bicilíndrico otro más, acoplando un cilindro más por cada lado. Las cifras que manejaba eran tan drásticas como su concepto, bien afinada podía llegar a dar hasta 115 cv, pero tal potencia desarrollada sobre un motor de dos tiempos también jugaba en su contra, en carreras de resistencia no se mostraban muy fiables y eran también bastante ingobernables. Como sucedió en las 24 horas de Montjuic de 1974 donde un fatal accidente acabó definitivamente con el proyecto. En la foto de arriba Javier Batlló, uno de los cuatro hijos de Fernando Batlló, probando la Byra 1000 en el circuito del Jarama. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...