lunes, 11 de julio de 2011

Las motos de los Rickman, mestizas con pedigri



1974 Rickman Honda CR750 

Los hermanos Derek y Don Rickman ya apuntaban maneras de pequeños. Su padre era un aficionado al Speedway, tenía un taller de motos y se criaron rodeados del adictivo ambiente de las carreras. Cuando su padre falleció heredaron de el una inmaculada BSA B32 con la que se iniciaron en el off-road. Su talento les hizo destacar en competición, primero con una BSA Gold Star Scrambler y más tarde como pilotos oficiales de Royal Enfield. La necesidad de los británicos por hacerse con motos más manejables, como las suecas, hizo que a finales de los 50 los Rickman se encerraran todo el invierno en su taller para diseñar su primera moto. 

Rickman Metisse MKII


En 1959 se presentó la primera moto de los hermanos Rickman (aunque de chavales ya habían trasteado con un motor Triumph y un viejo chasis de speedway de su padre). La base era un motor twin Triumph y un chasis de BSA Goldstar modificado y reforzado, una Tribsa, y con ella dominaron a placer. La bautizaron como Metisse (palabra francesa para  perro mestizo) MKI y al año siguiente sacaron la MKII, también con chasis BSA. Su fama cruzó fronteras y Bultaco les propuso abanderar el salto que la marca española quería dar al motocross y de esta colaboración surguió la Petit Metisse (foto), con motor de 175cc, que ganó en su debut en 1960 en el GP de Barcelona. 

La Metisse MKIII (otro largo invierno de 61/62) supuso el gran salto adelante de los Rickman. Por fin se deshacían del chasis reforzado y modificado de la BSA y montaron uno enteramente diseñado por ellos. La demanda por la MKIII no se hizo esperar y empezaron a fabricarla en cortas series. Lamentablemente la industria inglesa de la moto (BSA, Triumph y AMC) no acabaron de ver las inmensas posibilidades de futuro y el talento de los Rickman y se negaron a suministrarles motores para sus chasis. La asociación con Bultaco seguía en pié y en el 64 obtuvieron de los españoles la concesión para comercializar las Petit Metisse y la Sherpa T que Sammy Miller estaba desarrollando. Esta circunstancia y la creciente demanda por sus chasis le hizo fundar su propia compañía, la Rickman Bros Ltd. Bultaco se desligó de los Rickman y empezó a comercializar sus propias motos de cross, las bautizó como Pursang en clara alusión a que ya no tenían nada que ver con los ingleses. De Mestizas (Metisse) subieron de linaje a Purasangres (Pursang). Los Rickman no tardaron en llamar a las puertas de Montesa y de la colaboracíon se fabricaron mil unidades entre 1971 y 1973 (foto: Rickman-Montesa de 1971)



1971 Rickman-Enfield Metisse Interceptor


A finales de los 60 los Rickman decidieron pasarse también al asfalto y en 1969 presentaron su primera moto de calle, la Street Metisse, con motor Triumph Twin y con frenos de disco. El aspecto era impecable, con su chasis de acero Reynolds al cromo-molibdeno y sus sugerentes fibras. Años más tarde, en 1971, los Rickman se hicieron con un stock de motores Royal Enfield y sacaron la Rickman-Interceptor. Famosas son también sus creaciones sobre la base de motores japoneses y hasta el cierre de sus actividades en 1975, fabricaron motos de altísimas preastaciones sobre la base de Kawasaki, Honda y Suzuki.




Honda CB 900 Rickman-Predator


1972 Rickman Triumph Bonneville Cafe Racer

1974 Rickman Kawasaki CR900

El ingeniero inglés Pat French adquirió a principios de los 80 las plantillas de los chasis de las MKIII y MKIV y los moldes de fibra y registró el nombre de Metisse-Motorcycles para lanzar sus propias motos basadas en la de los hermanos Rickman. La crisis de los 90 hizo tambalearse el proyecto de French, pero otro entusiasta de la mítica marca entro con capital suficiente para seguir con el proyecto. Así entró Gerry Lisi en Metisse-Motorcycles y se construyó una nueva factoría en Cadwell, Oxforshire. Pat French falleció en 2007, y un año después su compañia sacaba al mercado una serie limitada de 300 Steve McQueen Deset Racer (motor Triumph Twin de 650cc y chasis de MKIII), copia de la que el actor soliá montar en los 60 y con la que participó en los ISDT de Alemania del Este en el 64.



Gerry Lisi lanzaría al mercado en 2010 la Metisse 8V Mark 5, una moto que en un principio iba a montar motores Triumph Bonneville, pero la negativa de Hinckley de entrar en el proyecto, le hizo desarrollar uno propio, un twin DOHC de 8 válvulas y 997 cc. 


Otro inglés enamorado del trabajo de los  Rickman también se hizo con parte del stock y de las patentes de los hermanos tras la disolución de la compañia de estos. Adrian Moss registró el nombre de Rickman-Motorcycles en 1980 y desde entonces vende todos los componentes (hasta la Mark III) de esta marca. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...